sábado, 29 de octubre de 2011

INCENDIARIA EPA

   Más que ofrecer,  los datos de la reciente EPA escupen una realidad difícilmente imaginable hace un año,  cuando ya veíamos de cerca los dientes al lobo.  Sin querer marear con cifras,  basta conocer que hay cerca de cinco millones de personas,  cinco,  paradas;  el 21, 52% de la población activa sin empleo,  que en Andalucía se convierte en el 30.93%.  En un millón y medio de hogares,  todos sus miembros están desempleados.
   Esta es nuestra realidad hoy en cifras,  lo que el espejo nos ofrece al mirarnos,  mientras la patronal de los empresarios quiere disminuir las indemnizaciones de los futuros despidos y para evitar los contratos basura  estima necesario implementar nuevos y naturalmente temporales contratos miseria,  los sindicatos conforman la única actividad que no sufre pérdida de empleo,  el banco de España continúa siendo gobernado y administrado por brillantes funcionarios a los que Europa pone las orejas de burro que nos ponían en el colegio,  los bancos se quedan con las casas de sus clientes y los clientes con la boca abierta mirando al gobierno.  El gobierno,  sería mezquino achacarle toda la responsabilidad,  mira a los clientes,  anima a los banqueros,  observa a los del Banco de España en el rincón,  castigados,  y pide a sindicatos y empresarios que no fastidien más la cosa,  que ya está que arde.  Y miedo me dá hablar de arder con tantos hogares sin empleo,  con tantos desempleados sin hogar y con tanto hijo de puta llevándoselo calentito con la mayor desvengüenza después de arrasar algunas entidades.
   Los ayuntamientos no pagan a los proveedores,  muchos de ellos pequeños autónomos en riesgo de cierre,  pero mantienen la subvención a las numerosas peñas  " culturales y recreativas ",  quizás con el objeto de que la gente ahogue en la barra su cabreo.  El bar cercano tendrá que despedir algún empleado porque  cada vez entra menos personal.
   El nuestro era,  por lo visto,  un país de albañiles y camareros;  los primeros mantuvieron un fenómeno extraordinario en él llenándolo de pisos vacíos y llegamos a tener más camareros que turistas.  Unos y otros se preguntan ahora donde comenzar el fuego,  porque cuando a una familia no le llega para el pan,  se le llenan las manos de cerillas.  Los turistas seguirán viniendo,  unos para comer paella y otros,  los nuevos,  para ver el resplandor. 
    
  
  

CASTA DIVA

      Como todas las figuras,  fue discutida y aún levanta polémica,  más por su agitada vida privada que por el arte al que se dedicó.  Incluso algunos le criticaron el leve timbre metálico de su voz que la hace tan particular como inimitable.        La   divina  María Callas  nació estadounidense,  hija de padres griegos emigrantes pero regresó a Atenas con su madre al separarse éstos y allí,  dirigida férreamente por ella,  comenzó su formación lírica.  Falleció en 1977 con 53 años posiblemente de una crisis cardíaca,  aunque se apuntó también un presunto suicidio.  En el cementerio parisino de Pére-Lachaise hay una placa en su recuerdo aunque sus cenizas fueron esparcidas en el Egeo.  Esta es una grabación de 1958,  del Casta Diva de Norma  (Bellini),  aria interpretada como plegaria a la luna.   Discutida pero única,  a pesar de la antigüedad de la grabación,  hecha con los medios de la época,  emociona oirla:   http://youtu.be/7rjGwS20V94

jueves, 27 de octubre de 2011

ASTIZ A PRESIDIO

   Para mis amigos argentinos,  solo unas palabras uniéndome a su alegría porque la justicia pone en su sitio,  que no es otro que la cárcel,  a los asesinos Astiz y compañía.  Cadena perpetua para este miserable y otros como él,  que detuvieron,  encarcelaron,  violaron y mataron.  La justicia declaró ilegal la cobarde amnistía de Alfonsín y,  aunque tarde,  el presidio les espera.  Es una buena noticia para Argentina y para la humanidad,  que puede seguir llamándose así sin avergonzarse.

BUITRES BLANCOS, BUITRES NEGROS

   Aún suena el eco de los últimos disparos,  no tan lejano,  y todos estamos esperanzados en que cuando se ahogue el sonido llegue a perderse definitivamente de nuestra memoria;  más que el ruido nos queda ya la escena cutre y despreciable,  aunque sea para decirnos que paran,  de tres jornaleros de la muerte.
   Tres que vemos,  mas algunos que se esconden,  mas quienes les representan,  que han comido durante años de la extorsión,  como único medio de vida,  que han hecho profesión de su odio y herramienta a la pistola.
   Ahora,  con éstos preguntándose de qué van a vivir ahora,  porque su nivel de preparación no dá para mucho, aparecen los buitres.  Los buitres blancos,  que temen perder argumentos,  los buitres negros que pierden protagonismo.
   Quienes no quieren creer,  porque no les interesa,  en la posibilidad de tratar con la palabra las diferencias,  quienes quieren vivir de las heridas,  quienes buscan aprovecharse de que el pisuerga siempre pasa por Valladolid y ven llegado el momento de reclamar,  quienes desaparecidos los matones quieren cubrir el hueco con sus pretensiones, buitres de un color u otro que picotean una pieza aún viva sin el menor recato.
   Dice Rajoy que llega el momento de ser generosos y tiene razón,  la misma que tendrían quienes aún gobiernan si afirmaran lo mismo pero con la diferencia de que se armaría una gorda si lo dijeran ellos y las portadas de algunos medios chorrearían pólvora.  Le queda un camino duro al nuevo gobierno,  lleno de buitres blancos y negros acechando,  quizás para aplicarles su propia medicina.  A la hora de la carroña aparecen;  algunos los reconocerán pronto porque conocen bien el camino.
   Los de la capucha, sin ella,  tienen la cara que imaginamos y el alma que suponemos y ahora tendrán que buscar trabajo porque todos no pueden vivir del mismo cuento que quienes les han estado calentando la silla;  también ellos serán buitres sobre la misma presa.
   Más temprano que tarde habrá que llevar a los descapuchados presos a su tierra,  el mal olor se concentrará allí donde más daño han hecho,  pero también donde muchos  les votan y jalean,  no lo olvidemos.
   La normalidad se atisba sin haber tenido que claudicar ante los matones y solo cabe esperar que los buitres,  blancos o negros,  dejen a los futuros gobiernos,  negros o blancos,  qué más dá,  ir haciendo camino al andar hacia ella.
  
  
 

martes, 25 de octubre de 2011

OTRA MEMEZ

   Antes de ayer me hacía eco de la absurda metedura de pata de González Pons al calificar de idiotas a millones de españoles que vienen eligiendo una determinada opción política.  Hoy es la Sra. Mato,  responsable de la campaña del partido popular y vicesecretaria general,  quien pisa el charco con unas declaraciones de baja calidad respecto a Andalucía.
   González Pons ha pedido disculpas y Arenas ni está ni se le espera en algo que signifique compromiso con su tierra.  Lo tienen tan fácil,  tan cerca,  les basta con estar callados.

MARTA

   He visto el rostro de los padres de Marta tras el teatrillo que dos fantoches han montado en el tribunal de Sevilla,  donde solo ha faltado la concha de los  apuntadores  para dirigir la actuación zafia,  grosera, bajuna,  de ambos impresentables.
   He visto la impotencia detrás del sufrimiento de quienes han agotado sus lágrimas pidiendo solo conocer donde se encuentra el cadáver de su hija y he sentido el desamparo de quienes esperaban una policía más efectiva y una justicia menos fría.
   Tenemos la policía que pagamos,  me decía alguien que la conoce bien porque está dentro y le mostré mi desacuerdo porque si no les parece bien su sueldo han tenido la ocasión,  como todos,  de ser otra cosa;    tenemos una policía que falla estrepitosamente cuando se encuentra ante casos de dificultad,  como éste y alguno más que vivimos estos días. 
   Por parte de la justicia,  qué decir;  el montaje del careo ha sido patético.
   Y los padres de Marta que saben todo esto,  mueren cada día un poco,  solos ante tanta incapacidad,  con la evidencia de que todo valdrá para poco y temiendo que venga la noche,  cuando el sueño tarda en llegar y la imagen de su hija les viene otra vez  para que su mente les machaque a diario con la incertidumbre y la evidencia de su cuerpo tirado en cualquier sitio,  de cualquier forma,  por unos malnacidos.
   Las cárceles tenían antes un código de honor estrictamente seguido,  por el que algunos delitos no se admitían entre penados y éstos vivían expuestos a diario a la aplicación del mismo.  Es ilegal,  tanto como matar como han matado;  no es admisible,  como no es admisible lo que han hecho.  Por ello,  estoy lejos de pedir que éste se aplique,  tan lejos como cerca del sufrimiento de esos padres.
   Pero posiblemente sea la única forma de que puedan conocer algún día el paradero de los restos de Marta y darle descanso.  El mismo que ellos necesitan,  por caridad,  por justicia.

lunes, 24 de octubre de 2011

GRAN SOL

   Con frecuencia nos quejamos del precio del pescado,  olvidando su procedencia.  Este enlace nos muestra una Baca gallega,  embarcación de arrastre,  capeando el temporal en Gran Sol,  caladero del atlántico norte,  al oeste de las islas británicas,  rico en merluza y en mar brava.  Recordemos esto cuando vamos al mercado:  http://youtu.be/VxCVrtCjra4

IMÁGENES, VIVENCIAS...

A veces se encuentran imágenes olvidadas en el tiempo y,  con ellas, vivencias que se creían igualmente perdidas.  A veces, con las imágenes y las vivencias se rememoran momentos inolvidables.
 Yo me eduqué con los marianistas,  ya sabeis,  gente rigurosa,  vestida de negro;  de ellos conservo buen recuerdo especialmente de un profesor de literatura, que me enseñó,  en el sentido amplio de la palabra,  a leer.  En mis primeros años de bachiller,  creo,  se convocó un concurso de poesía para conmemorar la festividad de la vírgen al que estábamos obligados a participitar escribiendo algo y,  cómo no, lo hice.
  Para mí, en aquella época  lo importante eran los recreos,  en los que teníamos un tiempo para jugar al fútbol con los compañeros y recuerdo como aquél día,  faltando pocos minutos para que llegara la hora deseada,  el profesor me dijo que me quedara en la clase al terminar,  por lo que dediqué esos instantes en pensar qué había podido hacer,  que él supiera,  para merecer la bronca que de seguro me esperaba.  Mi sorpresa llegó cuando tras marcharse todos mis compañeros,  me notificó que había quedado finalista y debía acudir con él al despacho del director.  Solo una vez había ido a aquél temible lugar por haber hecho  " rabona "  y no tenía buena experiencia de la visita.
   Mientras cruzábamos un patio lleno de niños que disfrutaban jugando,  mis pensamientos eran confusos.  ¿Creían premiarme privándome de lo que realmente deseaba,  que era jugar?.
   Ya junto a la puerta del despacho ví sentado en un enorme sillón al Pérez aquél,  un empollón que hoy es catedrático de algo y aquello contribuyó aún más a molestarme.  Mi profesor entró,  dejándonos fuera,  expectantes;  naturalmente,  no cruzamos palabra alguna.
   Fué eterno,  oíamos voces dentro y yo no acertaba a entender nada.  Al cabo de un tiempo,  mi profesor apareció y nos hizo pasar.  El Pérez aquél se dió prisa en hacerlo primero;  el director, del que no guardo buen recuerdo,  se dirigió a él y le dió un papel,  que llamó diploma,  felicitándole con unas palmaditas,  mientras le acompañaba a la puerta.
   Quedé solo junto a cuatro o más individuos vestidos de negro o sotana,  que me observaban;  me felicitaron,  excepción hecha del director que se limitó a mirarme con extrañeza y notificaron que era el ganador de aquella dichosa convocatoria.  Tuve que oir a uno de ellos leer mi poesía mientras me ruborizaba.  Me dieron algo.
   Por fín me situaron junto a un enorme ventanal para hacerme una fotografía estrechando la viscosa mano del director;  por la ventana podía ver como los demás niños jugaban y tuvieron que insistir para que mirara a la cámara.  Qué envidia me daban...
  
                                                                                                               

domingo, 23 de octubre de 2011

UNA MEMEZ

   Cara a las ya próximas elecciones,  el Partido Popular lo tiene tan fácil que le basta con sentarse pacientemente hasta la fecha prevista.  Las circunstancias,  el no haber sabido qué hacer frente a ellas y,  en definitiva,  la deficiente gestión del gobierno actual se lo ponen en bandeja.
   Por eso sobran los alardes de impaciencia de quienes no saben estar a la altura;  González Pons debería hacer algo más que pedir disculpas y dejar su puesto a alguien más responsable.  Por demostrar que en el partido que aspira a gobernar hay la sensatez que a él le ha faltado,  por simple coherencia.

GADAFI

   Salvando las considerables distancias entre dictadores,  quienes conocimos y padecimos uno durante demasiados años,  nos alegramos del fín de la era Gadafi,  déspota y asesino que hizo bueno el dicho de  " quien a hierro mata a hierro muere. "
   Derechos humanos exige una investigación sobre las circunstancias de su muerte pero olvidó hacerlo antes,  sobre su vida de patrocinador del terrorismo internacional.  Entonces supo salir de su aislamiento,  como viajante de petroleos y gas,  siendo recibido con honores por los presidentes de numerosos países,  el nuestro en ellos,  como amigo y aliado de conveniencia.  Se había comprometido a asesinar solo en su pueblo y cada uno planta en su jardín lo que le viene en gana.  Derechos humanos,  la ONU y demás entendieron entonces que Libia lo habitaban solamente chumberas;  les traía sin cuidado el jardinero siempre y cuando se vendieran baratos los higos.
   Al menos Gadafi tuvo el buen gusto de no ascenderse y prefirió quedarse en coronel;  pudo ser   "  coronelísimo,"  siguiendo el ejemplo de Franco.   Hitler pudo ser  "cabísimo "  pero a diferencia de los anteriores,  este energúmeno fué elegido por un pueblo que buscaba marcha,  mientras los otros se eligieron a sí mismos. 
   Los alemanes aún aseguran absurdamente no saber cuanto sucedía en su mandato mientras en España se sabía cuanto pasaba y a todos nos importaba un pimiento después lo que ocurría en Libia.
   Ahora trataremos con otro viajante,  que como tarjeta de visita nos remite a lo sucedido con Gadafi,  pero lo que nos importa realmente es el subsuelo.  En la superficie nos trae sin cuidado su concepto de justicia,  del que nos han dado ya el primer ejemplo. 
   Descanse en paz,  el pueblo Libio.
  
  

viernes, 21 de octubre de 2011

EVOLUCIÓN

   Los expertos señalan el año 1.700 a.C. como fecha en que los Fenicios comenzaron a manejar el alfabeto,  que posteriormente los griegos perfilarían.  Estos últimos,  que ya eran de letras,  estaban entonces  muy lejos de pensar que muchos años después no les saldrían las cuentas y complicarían las de los demás. 
   Pero volviendo atrás,  unos y otros cumplieron con quienes hemos venido haciendonos sitio después,  dejando rastros de su cultura,  junto a restos de su presencia.  Ya digo,  el alfabeto fué una de las  principales herencias fenicias,  de las que en la trimilenaria Cádiz tenemos numerosos vestigios,   aunque pueda parecernos extraño en un país donde el analfabetismo ocupaba hasta no hace mucho un lugar destacado en el ranking de lacras patrio.
   Gracias a los fenicios,  afirman,  se puso en circulación la más conocida de las letras,  la de cambio,  que nos comenzó a facilitar el comprar cosas,  después de firmar un montón de ellas.  Así, el librador giraba al  librado,  llamado así con coña porque era todo menos eso,  una serie de documentos que éste aceptaba pagar en lugar y plazo determinado;  caso de no hacerlo,  tenía lugar el llamado protesto,  por el que se daba fé de que el pobre librado,  aquí vemos que no lo era tanto,  había dejado de cumplir con su compromiso.  Cosas del alfabeto.
   Los tiempos cambian y las sociedades evolucionan y así vemos como ya quedan menos analfabetos,  aunque también las letras se pagan cada vez menos.
   Con los años,  hasta es posible que los estados se gobiernen desde la modernidad y las instituciones de siglos pasados y pretéritos presentes vayan dejando paso a la evolución natural.  Algunas no tienen futuro y es momento de ir planteando planes progresivos de descontinuación,  con respeto,  con reconocimiento,  con merecida consideración hacia las personas que las representan actualmente. 
   No debe asustarnos mirar hacia delante,  todos estamos sujetos a cambios;  sin ir más lejos,  los españoles de hoy seremos los últimos en jubilarnos sin usar babero.
  
  
  

jueves, 20 de octubre de 2011

FIN DE ETA ?

   El comunicado de la banda terrorista,  aún siendo esperado,  ha sorprendido a muchos estudiando cómo acogerlo.  Habrá tiempo para analizar todo esto pero hoy podemos tener una primera impresión que puede resumirse en un gobierno que parece decirnos que algo ha hecho bien,  aunque comparta generosamente con la Francia de Sarkozy los méritos y personalizo en su líder porque algunos anteriormente miraban hacia otro lado,  siendo la misma Francia.
   Una todavía oposición,  con empaque de gobierno en funciones aún sin ellas,  que acoge la noticia sin disimular que hubiera preferido que ésta llegara  a finales de Noviembre y,  en general,  alegría aún prudentemente expresada.  Tanto Rajoy como Rubalcaba han sabido estar a la altura esperada,  mientras un taciturno Zapatero,  que hoy veo especialmente envejecido,  ha hecho una comparecencia anodina y muy lejos de la que hubiera hecho en otros tiempos,  cuando aún creía en sí mismo.
   Ha sido demasiado tiempo y demasiadas muertes,  ha costado demasiado llegar a esto y aún es pronto para el análisis. 
   De momento,  más allá de la noticia,  se adivina la esperanza. 

 

miércoles, 19 de octubre de 2011

LA PANCARTA

   Confieso que me hizo sonreir aquella pancarta,  entre muchas,  que llevaba un jovenzuelo con rastas y barba que me miró inexpresivo:  " pienso,  luego estorbo, "  decía.  No le ví ningún rastro de marginal antisistema de extrema izquierda,  que dice Jose María Aznar de ellos ni de piojoso,  como aseguraba un concejal pueblerino que no merece ser recordado.  Es distinto,  pensé,  o quizás solamente joven o,  qué sé yo,  pero ni amenazaba a nadie ni le metía por los ojos ninguna bandera. 
   En estos momentos se juzga a algunos de la trama de Marbella,  excepción hecha del concejal o algo así que se quitó del medio asegurando ir al camino de Santiago,  no dijo cual.  Entre ellos la ex alcaldesa,  cuyos testimonios producen vergüenza a todos menos a ella y el ya tristemente famoso Roca,  que colgaba valiosas obras de arte en el baño,  posiblemente para ver allí algo de valor y otros de la farándula grotesca y zafia que desvalijó todo un municipio.  Simultáneamente se discute en Alemania,  haciendonos creer que se hace en Bruselas,  si recapitalizar la banca o reempobrecer a los ciudadanos y me da que la última opción,  ya puesta en marcha,  tiene las de ganar,   porque ya lleva inercia.
   " Pienso,  luego estorbo, "   reza la pancarta,  pequeña,  modesta;  lo malo es que no puede votarse a quienes así se manifiestan  y también,  quizás,  lo bueno,  para ellos porque podrán seguir protestando y para nosotros,  que siempre tendremos quien lo haga por todos,  mientras les observamos,  curiosos,  desde el balcón.
   Cuanto más escucho a Cayo Lara,  más me gusta Llamazares y me tranquiliza saber que no deja, como se decía,  la política o ésta no le deja a él y se presentará por su Asturias adoptiva,  pero sí le veremos menos.  A él sí le pega llevar una pancarta como ésta,  mientras a Cayo Lara lo veo más de piquete informativo,  con la pegatina de comisiones,  obreras,  no de las otras.
   El movimiento 15M se ha extendido tanto que ya se han puesto en marcha las acciones acostumbradas en estos casos:  por una parte,  se infiltran individuos que siembren el caos e inciten a efectuar acciones violentas;  por otra,  se busca la forma de  "dirigir"  esta energía hacia donde interese,  también infiltrando personal avezado.  Tienen demasiada razón como para ir solos por el mundo.
   Mientras,  el joven de las rastas me observa y yo estoy por pedirle la pancarta para donarla,  pero me ha horrorizado pensar la multitud de sitios donde tendría cabida y justificación el mensaje.  Qué ajeno está a lo certero de su alegato.

martes, 18 de octubre de 2011

EL PRÓXIMO DEBATE

   Nos han anunciado para los primeros días de Noviembre un debate televisado entre los candidatos Rajoy y Rubalcaba en partido único,  esto es,  sin posibilidad de desempate.
   Como primer comentario a la noticia se me ocurre agradecer al candidato popular,   posiblemente el menos popular de los candidatos de su partido,  el aceptar debatir cuando tiene casi todas las papeletas del sorteo en el bolsillo.  Visto así,  del debate solo podría conseguir perder algunas y esto le honra.  Su oponente difícilmente puede perder lo que apenas tiene.
   Mariano Rajoy tiene 56 años,  es gallego,  nieto de un depurado por el franquismo durante una época,  hijo de jurista y registrador de la propiedad desde los 24 años,  siendo el más joven en conseguirlo.
   Alfredo Pérez Rubalcaba tiene 60 años,  cántabro,  doctor en químicas y atleta en su juventud,  nieto de republicano,  su padre combatió como aviador en el bando sublevado.
   Ambos tienen suficiente bagaje político y además coinciden en ser barbudos,  con esas barbas en apariencia descuidadas,  que requieren arreglo diario. 
   Rajoy intentará sacar a relucir a Zapatero y Rubalcaba pondrá cara de no conocerle siquiera,  la política hace extraños malabares pero el debate será interesante,  más allá de su utilidad.
 

RUMASA OTRA VEZ

   Hemos tenido ocasión de ver hoy en TV a un Ruiz Mateos acosado por trabajadores de Nueva Rumasa a la salida de los juzgados.  Le han dicho de todo,  le han tirado cosas...
   En este mismo blog,  el pasado 29 SEP rememoraba el  " te pego leches " a Boyer y su postura aparentemente firme frente a la expropiación del anterior holding.  Hoy he visto un Ruiz Mateos derrotado,  sorprendido por la reacción de la masa que antes dominaba,  asustado,  vencido.
   Tuve ocasión de leer en  " el blog salmón ",  el 17 de febrero de este año:
    "  Usted,  amigo lector  ¿es uno de los afamados inversores en los pagarés de Nueva Rumasa?.  Si su respuesta es afirmativa,  le recomiendo que no siga leyendo este post si no tiene a mano la dosis de Tranxilium o similar porque su dinero, sí, ese que transformó en un folio con un nominal de 50.000 euros firmado por alguna de las empresas participadas por el holding de nueva Rumasa, pasará a formar parte del papel higiénico más caro que nunca haya pagado ".
   Creo que ha sido el primer capítulo de un nuevo tomo sobre la historia de Ruiz Mateos y su prácticas empresariales,  que en modo alguno deberían formar parte de los planes de estudio de futuros emprendedores.  Con uno basta aunque,  como el cartero del cine,  llame dos veces.

domingo, 16 de octubre de 2011

¡¡¡ BINGO !!!

   Hasta 1977,  año en que se legalizó en España el juego privado,  usted y yo solo teníamos la opción de hacer quinielas futbolísticas o comprar cupones.  Eso si íbamos de legales,  porque era bien sabido que si en una esquina estaba el invidente,  en las otras tres se situaban las señoras,  solían ser señoras,  de las ilegales,  con sus cuponcitos manuales,  que daban mejores premios.
   En cada región se conocía a los de la O.N.C.E. de distinta forma;  incluso conocí a un invidente gaditano que,  según su mujer,  vendía ciegos.
   Hasta que llegó el bueno de Miguel Durán,  también invidente pero con una vista increible,  nunca mejor dicho,  que modificó el sistema y consiguió hacerlo más atractivo,  dotando a los vendedores de cupones de una situación inimaginable:  a veces tenían todos sus números vendidos a mediodía.  Y es que a los españoles nos gusta el juego,  o bien necesitamos el dinero o,  vaya usted a saber,  ambas cosas.
   Pero en la fecha antes mencionada se abrió el grifo y vinieron otras alternativas y,  entre ellas,  el Bingo.
   Pasen y vean,  la señora y el caballero que vienen a jugarse sus pesetas,  porque aún no sabíamos que después nos jugaríamos los euros que no teníamos,  para echar un ratito.
-Se ha cantado línea,  -  decía la voz cantarina y  comprobaban el cartón afortunado.
-Han cantado Bingo, -  se oía al poco rato  para disgusto de todos,   mientras le colocaban al ganador una especie de trofeo alto y hortera sobre su mesa,  para abonarle más tarde el premio.
   En ese momento se producía una pequeña desbandada de los que ya se habían dejado el anticipo de navidades en la sala,  mientras entraban refuerzos ocupando los asientos que quedaban libres. 
   Se fumaba,  vaya si se fumaba;  yo creo que al bingo se iba a fumar.  Por eso entiendo a los responsables de las actuales salas cuando afirman que la ley antitabaco es la gran responsable de su declive.  No es que haya menos dinero,  no,  ni lo de la crisis esa que dicen,  tampoco,  es lo del tabaco,  además de la elevada fiscalidad,  que ronda el 60% de los beneficios,  excepción hecha de la Comunidad Madrileña,  que la rebaja diez puntos,  no sé si porque le hace ascos a las ganancias del juego o para que pueda jugarse más porque le  asquea perder ingresos si cierran salas.
   Otro problema para los bingos es la elevada edad de su público,  que está entre los 50 y 70 años y para eso sí que no encuentran solución,  salvo cuidar que no se le caiga por las escaleras al entrar. 
   Si los bingos van cerrando,  solo nos quedarán los cupones legales de siempre,  los ilegales también de siempre,  la primitiva,  la bonoloto, el euromillón, la quiniela futbolística,  la quiniela hípica,  las apuestas en internet,  las timbas de póker,  los casinos.....
   Hablamos del juego legal;  podemos meternos también en bolsa pero ya sabemos que aquí tendremos que codearnos con mala gente que,  además,  nos mirará por encima del hombro.

  
  
  

LET IT BE

   Estamos en 1970 y las relaciones entre los miembros de The Beatles se hacen cada vez más insoportables,  con ensayos tensos de frecuentes paradas,  disgustos y abandonos.  Trabajaban para grabar un álbum y aún no tenían decidido su nombre.  En este contexto nació Let it be,  una de las más bellas canciones del grupo,  de la época y posiblemente de la historia de la música de todos los tiempos.  Se acompaña la traducción subtitulada: http://youtu.be/QaWv7KFijNQ

sábado, 15 de octubre de 2011

EL RESCATE

   Imagine que está en la playa y en un momento dado se introduce en el agua para combatir el calor y nadar.  Lo ha hecho muchas veces,  ésta solo es una más pero sucede algo:
   Una fuerte corriente le impide regresar a la orilla cuando puesto en pié le llega el agua cerca del cuello,  por lo que hace esfuerzos primero caminando y después a nado para volver;  pasados unos instantes que se le hacen eternos,  comprende que la corriente puede más y sus intentos solo consiguen cansarle.  Comienza a ponerse nervioso mientras agita los brazos,  cuando comprueba que una embarcación dedicada a la vigilancia de playas se dirige a usted a toda marcha;  se tranquiliza al observar como los tripulantes de la misma aseguran venir en su ayuda,  mientras preparan un cabo,  dispuesto ya para lanzarlo en su dirección.
   Con él ya en el agua,  le dan instrucciones sobre como acercarse,  tomarlo y ceñirlo a su cintura,  para posteriormente intentar subirlo a la embarcación.  Usted solo piensa en salir de la comprometida situación y las sigue,  colaborando a su rescate.  Una vez a bordo,  abraza a sus rescatadores y respira confiado,  mirando a la orilla que antes le parecía tan lejos,  tan inalcanzable.  ¡ Salvado !.
   Pero el viento,  antes en calma,  cobra intensidad en pocos instantes, levantando un oleaje sorprendente.  La embarcación es pequeña y tres personas parecen pesar demasiado para ella,  por lo que se escora peligrosamente en cada balance;  afortunadamente puede observar como el barco de salvamento del ayuntamiento,  viene en su dirección y de nuevo respira confiado.  Éste sí es un buen barco,  grande,  estable,  público y con gran cabida.
   Ya cerca de ellos,  puede comprobar el nombre del navío:  " Señora de los desamparados"  y comprueba como el capitán habla con los socorristas en un lenguaje que le resulta extraño,  a pesar de ser de su misma nacionalidad:  discuten sobre algo así como un " fondo de rescate"  del que ignora su utilidad,  mientras el socorrista que dirige el bote que le sacó del agua,  niega insistentemente disponer de algo así como " remanente de liquidez " para no sé qué maniobra.  Hablan en voz alta,  comienzan a chillar entre ellos y nadie repara en usted,  que comienza a tener frío y marearse,  mientras en la playa, la multitud sigue ajena a todo tomando el sol o paseando;  solo unos pocos parecen haberse dado cuenta de la situación y les miran sorprendidos,  aunque sin hacer nada.
   El mar se ha ido embraveciendo y las olas agitan con fuerza la pequeña embarcación,  empujándola contra el barco oficial,  en una peligrosa sucesión de golpes que la ponen en riesgo de zozobra.  Ellos siguen hablando,  o discutiendo,  sobre algo que usted continúa sin entender,  pero parece que el acuerdo va llegando.  El tripulante de la lancha que le tiró el cabo salvador,  se le dirige de forma desconsiderada y le reclama su devolución,  mientras usted intenta explicarle que la amarra se utilizó para sacarle a flote y posteriormente unos y otro se desentendieron de ella.
-Tendrá usted que pagarla,  -  dice mientras le apunta acusadoramente con el dedo y mira al capitán del barco oficial.
   El oleaje del ya muy agitado mar ha abierto una brecha importante en un costado del bote,  de tanto golpear con el barco de mayor tamaño y los dos marineros que lo llevaban han saltado al mismo,  con la ayuda de sus tripulantes.  Aún parecen quedar flecos de la discusión anterior y tratan sobre algo llamado    recapitalización,  con objeto de,  dicen,  ayudar al salvamento de quienes pasan apuros en aquél mar.  Usted no entiende este lenguaje,  aún comprendiendo que deben tener razón en lo tratado,  al ser todos ellos expertos en rescates.
   El barco va alejándose al fín,  llevando a remolque al pequeño bote,  dirección a tierra.  Usted fué desalojado,  al confirmarles que no llevaba dinero para pagar la amarra.
   Sus gritos de socorro no se oyen en la playa y apenas se mantiene a flote,  sujeto a un precario madero que las fuertes mareas de estos tiempos han debido arrastrar hacia la zona.  Quizás debería gritar más.

jueves, 13 de octubre de 2011

EL FIGURÓN

   No me refiero al subgénero de comedia del siglo de oro español,  sino al individuo que en éste,  más de estar por casa,  cubre los huecos de los invitados que no acuden a cualquiera de los numerosos actos convocados  "a tal fín",  que es la frase con la que definimos tanto evento sin sentido sufragado con dinero ajeno.  Este individuo ha llegado a hacerse imprescindible y hasta se le echa de menos cuando,  por coincidencia de horarios,  acude a otro,  con mejor bufet.
   Ya sea el acto del ateneo,  sobre " La necesidad de interferir en la influencia del extremo no natural ",   en que un entrenador cesado por decimonosecuentas veces en la última temporada,  versará sobre cómo romperle la tibia al lateral que sube la banda para centrar a la olla,  que es donde todo el mundo sabe que quiere centrar  porque los laterales llevan toda la vida haciéndolo,  hasta el de la peña cultural y recreativa,  como todas,  en que además de la degustación de vinos diaria,   leerá sus poemas un finlandés de nombre Miilikky,  que no habla ni papa de español.
   Naturalmente,  cada acto tiene sus figurones,  como tiene su concejal,  que aguanta hasta las fotos de la prensa para marcharse,  a otro,  si es posible.  El figurón lo hace hasta el final,  para irse ya cenado.
   Su presencia se hace tan imprescindible que ayuntamientos,  diputaciones, consejerías y entidades de distinto pelaje se lo disputan;  no se concibe la presentación de un libro ni la exposición de acuarelas sin él.  Hay quien afirma que asesora a un consejero y todos se disputan un puesto junto a él para la fotografía de reportero.  Al Miilikky no le atiende ni el de la barra,  pero a nuestro figurón hay que cuidarle.
   Ahora,  en tiempos de zozobra  por las próximas elecciones,  cuando algunos temen perder privilegios y que no se les invite,  con lo que no podrán dejar de asistir y querrán ir,  nuestro amigo comienza a dejarse ver más en actos de   " los otros "  y solo llenará los huecos de quienes  iban a éstos últimos y quieren dejar de ir;  este terreno lo domina como nadie y comienza a saludar más friamente a los que aún mandan.   Nadie nada como él en estas aguas y en la mesa no habla,  sino expone,  sobre la caza del jaguar o pesca del atún en amarillo;  es todo un espectáculo.  Me cuentan,  no sé si exageran,  que se han llegado a posponer bodas de postín por su saturada agenda.

miércoles, 12 de octubre de 2011

EL FOSO

   De nuevo la historia de un personaje nos retrotrae a un lugar y a otros tiempos,  donde la intolerancia, el odio, la cobardía de la masa,  la valentía de coñac de garrafón,  el sectarismo,  la ignorancia,  la prepotencia,  el analfabetismo,  la venganza y el fanatismo se conjuraron para llevar a personas que pensaban distinto frente al pelotón de fusilamiento.  En Cádiz fueron unos y el lugar elegido el foso de Puerta Tierra,  mientras en cada rincón de España fueron unos u otros,  en lugares distintos,   con el mismo fín,  la misma inquina e igual desprecio a la vida humana.  Malditos todos.
   Fuera del campo de batalla,  donde todas las ideas de todos los tiempos se han enfrentado con el valor y la bandera de cada uno,  quedaban los que,  en cada lado,  echaron mano de ese fanatismo,  la venganza,  el analfabetismo, la prepotencia, la ignorancia, el sectarismo, la cobardía de la masa, el odio y la intolerancia, empapándose de coñac de garrafón para sus tropelías.
   Lo dicho.  Malditos todos.

LA BARQUILLA

Esta imagen me trae recuerdos de hace muchos años,  con atracciones de feria como  "La Barquilla",   con hasta cinco barcas sujetas a un eje,  de forma artesanal y precaria,  donde los niños de la época competíamos en volar lo más alto posible  hasta dar las varas que nos soportaban en el improvisado techo del montaje.  El encargado de la atracción daba el primer "empujón" y cada uno hacía,  puesto en pié y no sentado,  que la inercia y poco sentido común de todos,  nos pusiera por unos minutos en situación de volar  mientras quedaban expectantes abajo los que esperaban turno.  Después sería seguramente el  "carro de las patadas" la atracción elegida:  un carrusel del que pendían,  sujetas por cadenas,  una serie de sillitas metálicas,  que la velocidad de giro hacía igualmente tomar vertiginosa carrera.  A esto había que añadir lo que nos gustaba coger la que teníamos delante y despedirla a patadas.  Otros tiempos,  otras costumbres,  otros niños.

lunes, 10 de octubre de 2011

EL ATENUANTE Y LA RAZÓN

   Vemos cada día como los tribunales de justicia dicen apreciar atenuantes en el hecho del consumo de alcohol o drogas,  previo a un delito.  Así,  el que te coloquen una navaja en el cuello para hacerse con tu cartera,  estará penado con mayor o menor rigor según el prenda de turno haya ingerido,  o no,  estas sustancias,  seguramente para darse valor y decidir atracarte.
   El miserable que  hasta el gorro de coca y con tres cubatas  te agrede o te pincha,  verá así considerado por el sr. juez como atenuante de sus actos y correspondientes consecuencias,  el haber estado influido por dichos componentes.  No lo entenderé nunca,  a no ser que alguien les haya obligado a ponerse en este estado.
   Sé que la jurisprudencia,  exesivamente garantista en nuestro estado de derecho,  empuja en esa dirección a la hora de dictar sentencia,  pero creo llegado el momento de plantearse si debe tenerse en cuenta,  a favor del delincuente,  el hecho de estar drogado o bebido en el momento de la comisión del delito.  Comencemos alguna vez por ser garantistas con el ciudadano que se convierte en su víctima.

domingo, 9 de octubre de 2011

COSAS DE FILÁNTROPOS

   Como George Soros,  el especulador húngaro que puso de rodillas,  según se relata en su biografía,  al orgulloso Banco de Inglaterra,  apostando por la depreciación de la libra en 1992,   multimillonario y una de las personas más influyentes del mundo,  he decidido dedicarme a la filantropía. 
   Yo no he sido nunca un especulador y no por falta de ganas,  pero él sí,  e hizo de esta mal vista actividad su modus vivendi;  lo que sucede es que a los que triunfan y se forran a base de la desgracia de los demás,  no se les conoce como especuladores,  sino como financieros.  Pero ahora que seremos colegas,  por lo de la filantropía,  vamos a llevarnos bien.
   Él apoya económicamente canditaturas presidenciales que le interesen y consigue influir así en el gobierno de los EE.UU,  donde se ha nacionalizado;  yo seguramente apoye al PP en Andalucía,  mal que me pese,  que bien que me pesa,  y pondré a Arenas a gobernar aquí;  esto sí que lo llevo mal.  Lo que sucede es que quiero influir,  como él,  en que los que lo han hecho tan mal se enteren de que quienes alguna vez les pusimos ahí,  lo sabemos.
   Él dona enormes cantidades a fundaciones,   supongo que para que puedan comer quienes han quedado sin empleo y sin casa por sus acciones y las de otros como él;  yo haré otro tanto,  aunque naturalmente en proporción a mis posibilidades,  así que incrementaré mi ayuda económica al rumano del semáforo que me deja el cristal enjabonado mientras los de atrás me pitan,  porque los filántropos también estamos mal vistos.
   Algunos medios lo llegaron a considerar un moderno Robin Hodd,  la prensa es dura con nosotros,  al afirmar que roba,  querrán decir que especula,  a los ricos para repartir los beneficios a los países del Este,  aunque sus defensores a sueldo aseguran que lo hace para que llegue a éstos la democracia.
   Bueno,  yo no dudo de que estos países ya tienen el preciado sistema,  así que lo que consigo escaquearle al fisco,  me lo gasto en gambas.  La filantropía no tiene porqué estar reñida con el buen gusto.

EL CINE

   Confieso que llevo mucho tiempo sin ir al cine, es decir,  sin asistir a la proyección de una película en una sala destinada a ello.  Lo aclaro así porque sí que veo mucho cine,  que es otra cosa.
   Con independencia de los Oscar,  hay multitud de premios internacionales y aquí tenemos los Goya y otros de menor relevancia,  sin olvidar los que otorgan las distintas consejerías de cultura de cada comunidad,  como ejemplo de localismo cateto,  normalmente al cine propio.  Visto así,  ¿porqué están vacíos los cines?. ¿ Es solo cuestión de precios?,  ¿ quien mantiene al cine?.
   Las salas de proyección actuales,  me cuentan,  son infinitamente mejores que las tradicionales de hace algunos años,  el sonido es impresionante y sin embargo...
   Recuerdo los cines de verano,  que me encantaban más allá de las cintas que proyectaran o aquellas salas enormes,  con sillones numerados y acomodadores de linterna y uniforme,  de cine más serio,  con sus sesiones infantiles donde los chiquillos contemplábamos extasiados las aventuras de Kit Carson,  para pasar por la tarde ya a películas de mayores;  aún no había llegado  lo del arte y ensayo,  en las que nos tragábamos muchas veces infumables bodrios que nadie acababa de entender.
   El precio,  especialmente en los de verano,  al aire libre,  era muy asequible para todos y los jovenzuelos de la época,  en caso de películas insufribles,  nos podíamos permitir aquello de  ¡¡¡ portero,  me echa o me voy...!!!,  con  lo que toda la pandilla desfilaba en dirección a la calle,  tras la mirada malhumorada del acomodador,  donde nos esperaba el policía pluriempleado de la puerta para bronquearnos.
   El cine era el lugar elegido para los primeros arrumacos con la novia,  más o menos pasionales según la fila que se podía escoger;  la última era especialmente solicitada y a algunos les pillaban los descansos en comprometidas posiciones.
   Era otro concepto,  de menor calidad y posiblemente mayor contenido social.  La televisión vino a rematar el tema.
   Por eso me sorprende la cantidad de premios que se dan en la actualidad;  yo propondría otro,  más realista,  para entregar al espectador.  El día que vuelva a meterme en un cine.

GRAZALEMA

   La bonita población gaditana rememora estos días las andanzas de Jose María  " El Tempranillo ",  bandolero que con quince años hubo de esconderse en la serranía tras matar a un hombre en duelo a navaja.  La acción se sitúa en 1832,  cuando el lamentable Fernando VII mandó un fuerte destacamento de migueletes en su busca y captura.
   De el Tempranillo se han escrito muchas cosas,  algunas de ellas carentes de sentido,  pero sí se conoce bastante de las andanzas de este salteador de caminos que no llegó a conocer los treinta años.     Se casó con una joven de Torre Alháquime,  de nombre María Jerónima,  que falleció en el parto de su hija y llegó a formar parte de la banda de los siete niños de Écija,  aunque en poco tiempo decidió formar la suya propia,  destacando tanto por su fiereza en los numerosos enfrentamientos como por la galantería que mostraba en el trato con las damas asaltadas.
   La recreación de estas acciones tiene lugar ante los ojos de turistas,  nacionales y extranjeros,  que contemplan escenas de gran realismo,  interpretadas por actores locales con la complicidad de toda una población,  que sabe situarse en la época.
   Es un motivo más para ir a Grazalema,  un lugar acogedor,  lleno de encanto.
 

viernes, 7 de octubre de 2011

LOS HH

   Los años 60 / 70,  qué años,  nos trajeron a los hermanos Jaime, Fermín y Carlos Hermoso,  Los HH, que dejaron grabadas algunas páginas musicales de enorme calidad.  Quien,  de la época,  no recuerda lo de  "aquél amanecer de mayo "  inolvidable,  con unas voces que parecían no ir con los tiempos,  aquellos tiempos: http://youtu.be/jHwJfGTddnM
   Naturales de Sanlúcar,  de aquí al lado,  aunque vivieron siempre en Sevilla y pasaron por distintas épocas en que reaparecieron para actuaciones esporádicas o grabaciones.
   En 1996 grabaron una de las mejores canciones de Pablo Milanés:  Yolanda.
   Los años habían pasado,  las voces continuaban extraordinariamente vivas y esta hermosa melodía sonaba con otros matices.  Nosotros también habíamos cambiado.  http://youtu.be/cqXn8pVsRsw

jueves, 6 de octubre de 2011

EL ROSARIO ELECTRÓNICO

   En mi casa se rezaba el rosario todos los días,  por la tarde,  cuando acudían mis tías y mi abuela para acompañar a mi madre en este rito,  que se hizo costumbre durante muchos años.  Teníamos a veces sobre un mueble aparador del salón una caja de madera,  que contenía a la vírgen,  ignoro cual,   tras vidrio protector y con hendidura o hucha para depositar monedas;   una señora iba llevando la imagen por las casas,  en las que estaba uno o dos días,  en una especie de turno rotatorio que entonces me parecía del todo normal,  como el diario rezo del rosario.  Con vírgen o sin ella.  Naturalmente,  o al menos a mí así me lo parecía,  el rosario debía ser cosa de mujeres,  porque los hombres de la familia no participaban. 
   He dicho rezar y debí decir oir,  porque se escuchaba por la radio,  aquellas de entonces,  en las que también se podían oir,  por lo visto,  emisoras de lejanos países a juzgar por los nombres que aparecían en el cristal protector del dial,  siempre en AM o modulación de amplitud y aún lejos de la FM,  de mayor calidad y símbolo de increible progreso.
   Alguien,  por la radio,  decía la primera parte de cada oración o letanía y los oyentes contestaban la segunda. 
   Cuento esto porque hoy me ha sorprendido ver el anuncio de un rosario electrónico con la voz grabada nada menos que del Papa Wojtyla.  "Fácil de usar y resistente a golpes",  dice la publicidad,  como si se rezara haciendo footing.   Sesenta euros vale el artilugio,  sesenta;  marca los días de la semana y asegura disponer de la voz original de quien fué Juan Pablo II.
   Imagino la cara de mi familia,  entónces,  si les llevara un aparato como éste,  aunque ya lo de "oir" el rosario era algo moderno en la época.
   Ignoro como se viene haciendo ahora pero no le auguro al invento demasiado éxito.  No sé porqué.
 

BANCO DE ESPAÑA

   Es creciente la indignación conforme se conoce con más detalles el racimo de indemnizaciones que han recibido o recibirán algunos exdirectivos de cajas que han debido ser intervenidas ante su lamentable estado financiero.  Millones de euros que se embolsan quienes las han llevado a dicha situación,  sin el menor escrúpulo ni atisbo de vergüenza.
   A todo esto,  quien ha quedado en evidencia es el Banco de España,  con su gobernador a la cabeza,  el Sr. Fernández Ordóñez,  de quien recordamos con cuanta insistencia y rotunda impertinencia exigía al gobierno español drásticas medidas sociales y laborales,  que él y otros como él consideraban necesarias para afrontar la crisis.  Estas medidas se han puesto en práctica y representan ya una vergonzosa pérdida de derechos del trabajador en nuestro país,  pero él no ha vigilado a las cajas que han estado repartiendo el botín,  causando pérdidas que deberían abocarle a una dimisión inmediata.  Esto es lo que conocemos por el estado de dichas entidades;  algún día nos enteraremos de otros repartos en las que no pasan por esos apuros.

SÍ ES PAÍS PARA VIEJOS

   Si algo nos ha dejado claro la crisis es que el sueño europeo tenía poca consistencia;  buenos deseos,  sí,  mejores expectativas también,  pero lo dicho,  bien poca consistencia.
   En un continente de viejos,  o ancianos,  que suena mejor aunque sin rejuvenecernos,  todo estaba saliendo según lo previsto y a diario nos llegaban inmigrantes buscando acomodo y trabajo.  La construcción proporcionaba lo segundo y nuestros prejuicios dificultaban lo primero,  pero esta mano de obra se fué haciendo a los extrarradios,  al alquiler abusivo y al hacinamiento en viviendas que de otra manera tendríamos vacías.
   La joven inmigración pagaría las pensiones de los ancianos locales,  cada vez más jovenes,  con una recuperada afiliación a la seguridad social que nos hacía sentirnos suizos.  Comenzamos a jugar al golf,  que era cosa de extranjeros.
   Pero el especulador,  siempre atento,  vió la oportunidad en el fenómeno y nuestro conocido,  el gordito del bigote que trabajaba en la caja de ahorros,  comenzó a tejer una tupida red en la que fuimos cayendo todos,  ancianos e inmigrantes:  a nosotros nos ofreció la segunda vivienda para negociar o la casita del campo,  con barbacoa y piscina y a ellos la primera,  complementándola con un vehículo para moverse por nuestras ciudades,  que son muy grandes.  Hipotecas a cuarenta años,  con el doble de páginas de letra pequeña y el triple de mala baba.
   Lo del ladrillo se paró porque alguien pensó que había llegado el momento de recoger ganancias y se destapó el cotarro:  el gordito del bigote dejó de saludarnos a nosotros y al inmigrante comenzó a llamarle negrata.  Ahora trabaja para los mismos pero en un banco que se dice renovado,  se presenta como nuevo y es solo el resultado de la fusión de varios antiguos que compitieron en repartirse el escaso pasivo de quien ahora menosprecian. 
  Él y otros como él hacen circular constantemente en internet numerosos correos denunciando que tengamos que pagarles prestaciones sociales.  Nosotros,  los ancianos que creíamos tener asegurada nuestra pensión por su trabajo,  denunciamos ahora el alto coste de su mantenimiento.  Tendremos que dejar el golf y volver al dominó.
   Pero hemos aprendido algo:  el bienestar que hemos conocido de un país,  se basa en tener la suficiente mano de obra externa,  naturalmente sujeta a temporalidad y aquí radica la lección,  para mantener una población envejecida.   Lo podemos llamar de muchas formas,  podemos vestirlo con numerosos disfraces,  pero la realidad es lo que vemos en el espejo.  Lo demás es política, especulación o estupidez.

martes, 4 de octubre de 2011

CREDENCE...

   Entre finales de los sesenta y principio de los setenta,  la banda Credence Clearwater Revival,  era de las que ponía calidad,  compitiendo con Beatles,  Rollings,  nada menos...
   Sus canciones nos llevaban a un rock  más  "rural" y desde luego mucho más natural,  sin los artificios ni arreglos instrumentales de su competencia.  Inolvidable John Fogerty,  siempre con su Les Paul,  cantante y alma del grupo.  Proud Mary era un barco fluvial que dió título a esta canción,  subtitulada aquí para los que como yo dominamos el inglés solo al leer la traducción.  Que os aproveche: http://youtu.be/HXwnkWsvlqQ

CARRILLO

   Santiago Carrillo está ingresado en un centro hospitalario de Madrid por una infección de carácter leve,  en principio.  Este Gijonés de 96 años e increible vitalidad,  gran fumador y lúcido anciano,  controvertido,  sarcástico,  autor de varios libros y poseedor de una increible memoria,  pasa por malos momentos de salud.  Odiado o admirado,  nadie que haya conocido la dictadura aún en sus últimos coletazos,  queda  sin definirse ante su persona y quienes vivieron episodios anteriores,  con mayor razón y conocimiento.    No le olvidan  sobre todo,  sus mayores enemigos que son,  precisamente,  quienes pretenden que se olvide la memoria histórica en un alarde de manejo de la misma.
   La historia es manejable y bien que lo sabemos;  todavía habrán de pasar más años para que el rencor,  hacia él y otros que la protagonizaron,  deje paso a la objetividad.  La verdad ya se conoce pero aún la teñimos del color de nuestra cuneta,  porque todavía queda memoria enterrada en ellas,  unas frente a otras,  anónimas,  aún esperando que llegue la razón y si es posible,  la justicia.

lunes, 3 de octubre de 2011

ESPACIO PARA LA POESÍA (Octubre)

Déjame por una vez acariciarte,
deja que mi mano temblorosa
recorra poco a poco, cariñosa,
todo tu cuerpo y luego tomarte;

tu sinuosa forma me confunde
y esa fosa, honda, insinuante,
hueco oscuro, exótico, exitante,
en que parte de mí a veces se hunde,

me hace rasgar loco y extasiado
por sones que desprenden al tocarla,
seis mechones que, como un teclado,

te hacen sonar entre mil quejíos
de esos sentimientos puros, guitarra,
el alma de un cante tuyo y mío.


GUITARRA,  de Andrés Durán

CICLO DE VIDA

   La vida no es sino un ciclo constante de circunstancias y actos referidos a éstas,  condicionado todo por el momento o fase del mismo.  Dicho así,  suena tan solemne como vacío,  pero intentaré explicarme:
   Este fín de semana he asistido a la boda del hijo de unos amigos,  como podría corresponder a mi momento,  a mi edad;  en ciclos anteriores habría asistido a su bautizo,  para posteriormente hacerlo a su primera comunión.  A esto me refiero y tomo como ejemplo para mantener mi teoría,  estos eventos a los que asistimos.
   No obviaré que en la última fase de nuestro ciclo se comienza a asistir a los funerales de los conocidos y amigos,  en una curiosa especie de carrera a la que nadie quiere llegar primero.
   Mientras el sacerdote dirigía a los contrayentes las palabras con que todos los sacerdotes bendicen la unión de todos los contrayentes desde hace muchos años,  aquí la innovación no ha llegado,  pensaba en lo que tienen por delante estos jovenes y su parte actual del ciclo de vida:  hipoteca,  con suerte,  o alquiler,  viaje a lugares exóticos siempre más baratos que hacerlo a Barcelona o Bilbao  y  hacer números para decidir cuando traer al mundo unos hijos de los de ahora,  que ya no traen un pan bajo el brazo,  sino más bien hambre y la espectativa de mantenerlos hasta que a los treinta años terminen su período de contratos temporales... 
   En los aperitivos,  que se inventaron para que nadie note lo exiguo del posterior menú,  tiene la crisis su brillante protagonismo y ocupa la mayoría de las conversaciones mientras el camarero,  impertinentemente ajeno a dicha situación,  le pone a uno ante la nariz la bandeja de jamón que no se acaba nunca.  La preocupación que se observa va mezclada con taquitos de cazón en adobo, magistralmente fritos e inusitadamente calentitos,  y el temor hacia la integridad de los depósitos bancarios se deja ver entre canapés con salmorejo y anchoa.
-Yo me he llevado el dinero a mi casa,  -  me dice una señora tapizada,  que no vestida,  de cretona o  similar...
  Confío en llegar a la fase en que se celebre el bautizo del primero de los hijos y hasta me gustaría ver su primera comunión.  Ya a la boda de la criatura tendré más difícil mi asistencia,  en una fase en la que estaré todos los días soslayando la parrilla de salida hacia los últimos mil metros;  de ser necesario excusaré mi ausencia.  A eso me refería.