martes, 30 de octubre de 2012

RASCAYÚ


    " Rascayú cuando mueras que harás tú,
      Rascayú cuando mueras que harás tú,
      tu serás un cadáver nada más,
      Rascayú cuando mueras que harás tú ?

   Esta subversiva canción hizo que la censura la declarara peligrosa y por tanto prohibiera su reproducción y hasta su interpretación,  en tiempos del caudillo,  el general Franco.
   La interpretaba Bonet de San Pedro,  músico profesional mallorquín que seguramente estaba bien lejos de referirse al dictador.  La obsesiva censura de la época,  ignorante y mojigata,  veía conspiraciones masónicas en todas partes.
   Eran tiempos de canto obligatorio del  " Cara al sol "   en cárceles y penales de forzados de una posguerra interminable tras la más cruel e injusta de las guerras,  donde al amparo del griterío algunos versionaban:  " caracol con la casita a cuestas... ".

   " Era la histotoria que contóme un dia
      el viejo enterrador de la comarca
      que era un viejo al que la suerte, impía,
      su rico bien arrebató La Parca.
      Todas las noches iba al cementerio
      a visitar la tumba de su hermosa
      y la gente murmuraba con misterio:
     es un muerto escapado de la fosa ".

   Tiempo de consignas y banderas,  de canciones y catecismos,  de curas de manos largas,  de doctrinas y de miedos.

    " Hizo amistad con muchos esqueletos
      que salían bailando una sardana
      mezclando sus voces de ultratumba
      con el croado de alguna rana.
      Los pobrecitos iban mal vestidos
      con sábanas que ad hoc habían robado
      y el guardián se decía con recelo:
      estos muertos se han revolucionado.

   La canción triunfó y muchos creyeron ver en ella lo que los censores imaginaron,  por lo que no podía faltar en fiestas privadas y orquestas atrevidas del momento,  desafiando la vigilancia de los energúmenos de la  brigada político-social de la policía y otras similares. 

    " Como es bastante tétrica la historia
       los juegos fatuos se meten en el lío
       armando con sus luces tenebrosas
       un cacao de padre y muy señor mío ".

   Hoy forma parte de la historia de este país,  añorada por algunos;  los que quieren censurar la información de la prensa gráfica sobre las cargas policiales,  los que quieren hacernos regresar a la ignorancia encareciendo y dificultando el acceso a la formación universitaria y desmantelando la enseñanza pública. 

    "  Rascayú cuando mueras qué harás tu,
        Rascayú cuando mueras qué harás tu,
        tú serás un cadáver nada más,
        Rascayú cuando mueras qué harás tú " .

http://youtu.be/_5PEdsWqJEc

  
  

  

jueves, 25 de octubre de 2012

EL PRIMERO


   Ya tenemos la primera víctima mortal del actual saqueo social propiciado por el peor gobierno desde la restauración de la democracia.  En Granada se ha suicidado una persona antes de ser desahuciada en esta inhumana vorágine puesta en marcha por una banca miserable a la que debemos rescatar entre todos.
   Ya hay jueces que claman alarmados ante estos hechos pero ninguno paraliza los procedimientos;  ya hay agentes de la autoridad que se avergüenzan de su participación en los dispositivos pero aún vemos a algún esforzado guardia empujando desconsideradamente a un par de asustados ancianos. 

miércoles, 24 de octubre de 2012

SISTE QUI TRANSIS


   En el antiguo cementerio de Cádiz,  hoy en desuso,  presto a ser zona verde a medio plazo y víctima de la especulación inmobiliaria después,  sobre el dintel de la puerta que antaño conducía a la improvisada y minúscula capilla,  hay una placa de mármol viejo con la inscripción  VATICINARE DE OSSIBUS ISTIS.
   Siempre me llamó la atención esa oportuna llamada a la conciencia que he leído una y otra vez, cada vez que paso por el lugar.  Reconozco que en más de una ocasión me ha sumido en breves espacios de meditación,  interrumpidos por el tráfico;   " profetiza sobre estos huesos ",  palabras que parecen querer llevarnos a la realidad de nuestro destino,  más allá de las vanidades que nos mueven a diario.
   Algún día desaparecerá todo aquello y la placa pasará al estercolero o tapará el brocal del pozo del chalet de algún ignorante edil. 
   El latín nos proporciona algo más que dolores de cabeza a quienes lo padecimos y al menos nos ha legado frases con cierto ingenio.  Así,  cuando leemos aquello de  "semen retentum venenum est  ",  recordamos viejas oportunidades perdidas hace vaya usted a saber cuanto,  solo usted sabe donde.  Qué tiempos.
   Pero después nos topamos con el " amor omnia vincit " que ha ido desapareciendo de su espacio habitual para convertirse en lema de bufetes matrimonialistas que viven de demostrar lo contrario.  Allí,  en despachos llenos de libros escasamente leídos y ante la inminencia del cara a cara con su ex-amor,   que antes lo vencía todo,  le repetirán  "  aequan memento rebus in arduis servare mentem "
 algo así como recuerda conservar la mente serena en los momentos difíciles o te la van a colar para el resto de tu vida.  Los abogados son muy cultos.
   Si hasta doña Angela,  la de Alemania,  nos dice aquello de  " beati hispani,  quibus vivere bibere est ",  acusándonos de llevar un vida disoluta muy por encima de nuestras posibilidades y señalando nuestra presunta aficción al Valdepeñas,  mientras nuestro jefe,  el que manda ahora porque lo pusimos,  mea culpa est,  a mandar,  hace bueno aquello de  "  de nihilo nihilum ",  que alguien nos legó en latín asegurando que de donde no hay puede salir poco.   O sea.
   Si acaso,  le sale eso de  " oculum pro oculo, dentem pro dente ";   tranquilícese que no le está mandando a tomar por ningún sitio sino que,  a la vista de las recientes elecciones gallegas,  dedica a un tal Rubalcaba sus mejores recuerdos,  mientras le grita al teléfono  " Vae victis " .
   Pero anímese,  que también dejaron los latinos algo alegre cuando afirmaban lo de  " labor laetitia nostra ",  o,  en el trabajo está nuestra alegría.  Esta frase nació algún tiempo antes de la brillante reforma laboral puesta recientemente en marcha.
   Así que,  mire usted,  ante el panorama que tenemos y este galimatías latino lo que podemos entresacar es  " in vino veritas ".   Bebamos.

lunes, 22 de octubre de 2012

EL PÁJARO CHOGÜÍ


   Se trata de una antiquísima leyenda mil veces rememorada por la canción del mismo nombre,  cuyo orígen todavía hoy se discute.
   El pájaro Chogüí es un bellísimo ejemplar de orígen guaraní,   de la zona de Paraguay y Uruguay fundamentalmente,  aunque es habitual igualmente en Brasil, Bolivia y Argentina.
   También se le conoce como pájaro naranjero por sus vistosos colores y su gusto por las naranjas,  que picotea y come habilidosamente sin desprenderlas de las ramas,  dejándolas en apariencia intactas,  aunque interiormente vacías.
   Cuenta la leyenda que en una humilde vivienda campestre vivía una hermosa jóven guaraní  con su único hijo,  por lo que éste creció sin tener con quien jugar.  Mientras su madre trabajaba en la casa  o cultivaba la tierra,  el niño jugaba con animales o se internaba entre los árboles en busca de frutas.
   La jóven advertía constantemente a su hijo que no saliera de la casa en su ausencia ante el temor del ataque de algún animal salvaje,  pero a pesar de las advertencias el niño,  empujado por la soledad,  continuaba sus incursiones por lo que tenía que castigarle constantemente,  llegando a golpearle en alguna ocasión con ramas secas,  en un intento de infundirle temor y limitar sus deseos de aventura.
   El pequeño continuaba subiendo a los árboles en busca de frutas,  especialmente naranjas,  envidiando a los pájaros a quienes veía libres de saltar de rama en rama,  con sus vistosos colores y alegres cantos.
   Un día se entretuvo demasiado contemplando a los pájaros chogüís en su constante revoloteo y casi se hizo de noche.  Su madre le estaba buscando,  preocupada por su ausencia y él quiso bajar demasiado rápido.  Resbaló y cayó al suelo desde las alturas.
   Ella no llegó a tiempo de oir el único quejido de su hijo y justo en el momento en que cerró sus ojos definitivamente su cuerpo se fué transformando,  tomando la figura de un pájaro Chogüí,  que inmediatamente sobrevoló cantando la cabeza de la india para incorporarse a la bandada.
   Asegura la leyenda que aquél niño guaraní regresa cada día convertido en pájaro Chogüí a los alrededores de su casa,  canta y picotea las naranjas,  su fruta preferida.
   Se atribuye al indio Pitaguá la autoría de la canción que relata la historia,  aunque parece que fué Guillermo Breer su verdadero compositor.  http://youtu.be/A3X_8DKHjMQ

domingo, 21 de octubre de 2012

ESPACIO PARA LA POESÍA - Octubre

SERAFÍN  Y  JOAQUÍN ALVAREZ QUINTERO

Los conocidos como Hermanos Alvarez Quintero  Serafín (1871-1938) y Joaquín (1873-1944),  nacieron en Utrera (Sevilla) y fallecieron,  ambos,  en Madrid.    Instalados en Sevilla, ambos como funcionarios de Hacienda,  comenzaron a escribir teatro al tiempo que colaboraban en diversas publicaciones.  Sus primeras obras tuvieron éxito y ello les llevó a trasladarse a Madrid donde estrenaron variados sainetes y comedias,   moviendose siempre en un espacio entre cómico y costumbrista  lleno de buen gusto,  describiendo como nadie una Andalucía luminosa y alegre  Los Alvarez Quintero,  con quienes guardo un lejano parentezco,  escribieron más de doscientas obras de lo que se consideraba género chico,  irrumpiendo también en la zarzuela e incluso algún guión de cine.
Sobre todo autores de comedia,  también dejaron algunas composiciones poéticas de valía,  de las que destaco:

LA ROSA DEL JARDINERO

Era un jardín sonriente;
era una tranquila fuente
de cristal;
era, a su borde asomada,
una rosa inmaculada
de un rosal.

Era un viejo jardinero
que cuidada con esmero
del vergel
y era la rosa un tesoro
de más quilates que el oro
para él.

A la orilla de la fuente
un caballero pasó,
y la rosa dulcemente
de su tallo separó.

Y al notar el jardinero
que faltaba del rosal,
cantaba así,  plañidero,
receloso de su mal:

Rosa, la más delicada
que por mi amor cultivada
nunca fué;
rosa,  la más encendida
la más fragante y pulida
que cuidé;

blanca estrella que del cielo
curiosa, del ver el suelo
resbaló;
a la que una mariposa
de mancharla, temerosa,
no llegó.

¿Quien te quiere?, ¿Quien te llama
por tu bien o por tu mal?;
¿quien te llevó de la rama
que no estás en tu rosal?.

¿Tú no sabes que es grosero
el mundo?, ¿que es traicionero
el amor?,
¿Que no se aprecia en la vida
la pura miel escondida
en la flor?.

¿Bajo qué cielo caíste?,
¿a quien tu rostro diste
virginal?,
¿en qué manos te deshojas?,
¿qué aliento quema tus hojas,
infernal?.

¿Quien te cuida con esmero
como el viejo jardinero
te cuidó?,
¿quien por tí solo suspira?,
¿quien te quiere?, ¿quien te mira
como yo?.

¿Quien te miente que te ama
con fé y con ternura igual?,
¿quien te llevó de la rama
que no estás en tu rosal?,

¿porqué te fuiste, tan pura,
de otra vida a la ventura
o al dolor?,
¿qué faltaba a tu recreo?,
¿qué a tu inocente deseo
soñador?.

En la fuente limpia y clara
¿espejo que te copiara
no te día?,
¿los pájaros, escondidos,
no cantaban en sus nidos
para tí?.

¿Cuando era el aire de fuego,
no refresqué con mi riego
tu calor?,
¿no te dió mi trato amigo
en las heladas abrigo
protector?,

¿quien para sí te reclama?,
¿te hará bien o te hará mal?,
¿quien te llevó de la rama
que no estás en tu rosal?.

Así un día y otro día,
entre espinas y entre flores,
el jardinero plañía,
imaginando dolores,
desde aquél en que a la fuente
un caballero llegó,
y la rosa, dulcemente,
de su tallo separó.






jueves, 18 de octubre de 2012

SEGUIMOS IGUAL


   De nuevo he de disculparme ante quienes tienen a bien abrir con asiduidad esta ventana de actualidad subjetiva pero bien intencionada.  Han sido varios días en blanco,  que intentaré compensar con mayor dedicación y también,  quizás,  con un cambio de formato.
   Lo sorprendente es comprobar como pasan las jornadas sin que algunas situaciones cambien,  o si acaso lo hacen,  sea para empeorar.
   Hoy se produce en nuestro país algo inédito:  estudiantes,  padres y profesores coinciden en señalar a un soberbio y amanerado inepto como el culpable del evidente deterioro en la educación pública y del más lamentable programa de desigualdad de oportunidades para estudiar  que se ha dado en nuestra historia reciente.  
   Mientras todo esto sucede,  ya tenemos fecha para una,  otra,  huelga general que será la segunda en menos de un año. 
   Quien reclamaba,  qué vueltas da la vida,  mayor nivel para ser presidente del gobierno de España  refiriendose a su antecesor,  demuestra no estar a su altura que,  dicho sea de paso,  era bien baja.
   Estamos pendientes de que Alemania,  cuidado con éstos,  decida cuando da vía libre al rescate de nuestro país.  Creíamos estar en Europa pero no somos sino guardeses de la finca del cuarto Reich.
   También somos el segundo país con la gasolina más cara de Europa y el que presenta mayor y más creciente índice de empobrecimiento.  Al peor gobierno desde la restauración de la democracia,  le han bastado diez escasos meses para anclarnos en el fango.
   Como es más que probable y comprensible que la gente continúe echándose a la calle,  el señor director general de la policía planea prohibir la grabación de imágenes de los antidisturbios actuando.   En otros países,  donde para dirigir a la policía se busca a gente válida,  se coloca en los uniformes una numeración para detectar a quienes se amparan en el anonimato para excederse.  Aquí, simplemente,  no quieren pruebas.
  
   
  

martes, 9 de octubre de 2012

ENTRE CONDES Y DUQUES


   El sorprendente candidato a la Xunta de Galicia,  el ex banquero Mario Conde,  a quien la justicia puso en su momento en su lugar,  es decir,  entre rejas,  se declaró entonces insolvente para responder a las responsabilidades económicas correspondientes.
   Mira por donde,  justo ahora que quiere dedicarse a la política y quizás porque estima que en ella hay gente aún peor que él,  aparecen indicios de algunos bienes,  cuantiosos por cierto,  que presuntamente podrían pertenecerle.
   No me cae nada bien este individuo y sin lugar a dudas le deseo lo peor en las elecciones gallegas,  pero me parece excesivamente sospechosa la coincidencia.  Una vez más,  la sombra de la utilización indebida tanto de la fiscalía como de la policía por parte del poder parece evidente.  Espero que se haga realidad la aparición de esas propiedades,  para hacer frente a su deuda con la justicia pero habrá que preguntarse porqué no han salido a la luz antes.
   Dejando a un Conde,  solo de apellido,  faltaría más,  habría que preguntarse como andan las cosas del Duque,  consorte sí,  pero duque a fín de cuentas,  de Palma. 
   Parece que alguien ha conseguido echar un manto de silencio sobre las investigaciones que se siguen en su caso.  Habrá que esperar que la justicia,  otra vez la justicia,  sea realmente como se le representa,  ciega,  pero solo a la hora de la equidad.  Ciega pero no sorda por ser quien es,  ciega pero no tonta.
   A todo esto parece que la prensa extranjera la tiene tomada con Rajoy,  en quien no ve a la persona capaz de liderar España en estos momentos.  Sus más allegados ni siquiera le veían adecuado para hacerlo con el partido.  Unos y otros,  conforme pasa el tiempo y los acontecimientos se suceden,  ven sobradas razones para reiterarse en cuanto pensaban. 
   Pero ya doña Angela  ha decicido que no necesitamos rescate,  dada la actual contención de la prima de riesgo que,  mucho me temo,  subirá como la  espuma de nuevo en poco tiempo cuando los mercados reaccionen.  Los alemanes,  sus gobernantes,  han decidido que  "el problema " de España son los Bancos,  algo que todos sabíamos aunque seguimos sin entender que se utilice a la ciudadanía como avalista de quienes continúan ejecutando centenares de desahucios a diario,  con el alarmante saqueo social como prenda.  Es un acto más de la ópera bufa a la que nos somete la desafinada orquesta que pusimos a interpretar nuestro presente y complicar nuestro futuro. 
  
  

miércoles, 3 de octubre de 2012

MISCELÁNEA Nº 3


   Hay medio país indignado por el vídeo en el que se ve a dos individuos haciendo el payaso mientras conducen un vehículo,  con evidente peligro para terceros.  No es infrecuente el caso  y You Tube conserva un muestrario de estupidez al uso que lo confirma.
    Pero lo más lamentable es que se trata de policías locales,  que estando de servicio,  patrullando o,  como diría El Fary" apatrullando la ciudad ",  van haciendo el ganso,  con su coche oficial,  sus placas y sus pistolas.  Les han abierto expediente pero dentro de poco estarán ejerciendo,  no de payasos,  supongo,  sino de agentes de la autoridad.
   Como agentes de la autoridad eran,  todavía lamentablemente lo son,   algunos policías nacionales cuyo comportamiento han puesto en evidencia las cámaras que Mayor Oreja quiere apagar.  Ya se ha anunciado una investigación interna sobre el tema.  O sea,  que se la trae floja al investigador y aún más floja al investigado.  En el teatro nacional se representa la democracia con actores que la detestan.  La entrada es libre.
   Mientras,  el tendero catalán dramatiza en Los Madriles y usa su propia máscara en Barcelona;  se ha apuntado a un autobús de otra línea y llevará lejos a la noble Cataluña,  más allá del extrarradio de la prosperidad.
   Hoy me contaba alguien que había tenido que cerrar su empresa por los impagos de clientes oficiales,  léase ayuntamientos,  pero se había encontrado embargada la cuenta corriente por el atraso en responder a una sanción de tráfico por aparcamiento.  Los ayuntamientos no pagan a sus proveedores y les trae sin cuidado las consecuencias de ello,  pero embargan sin escrúpulo,  sin vergüenza diría yo,  a sus contribuyentes por una simple denuncia de tráfico,  posiblemente puesta por algún agente de la autoridad como los anteriormente descritos.
   Se ha abaratado la autoridad,  el abuso es gratuito.

  
  
    

lunes, 1 de octubre de 2012

COSAS DE PARETO


   Nunca me han gustado las matemáticas y el tiempo se empeñó en demostrarme que tampoco yo le gusto a ellas.  Algunos nacemos ya de letras,  o nos hacen así demasiados profesores de la asignatura que la entendían aún menos que yo pero vivían de enseñarla,  o eso creían,  en centros pijos que mostraban pocos escrúpulos a la hora de seleccionar a los docentes.
   Así que me quedé en los quebrados,  por solidaridad,  dejando fuera de mis entendederas todo cuanto vino después.  Y en ello sigo.
   Pero sí que conservo el marchamo de quienes creyeron y aún creen a pié juntillas en la autenticidad del principio de Pareto.  Especialmente en mi vida profesional,  ya felizmente finiquitada,   me fué de gran utilidad.
   Vilfredo Pareto nació en París,  algún defecto había de tener,  en Julio de 1848 y murió un mes después pero setenta y cinco años más tarde,  lo cual no era habitual en esos tiempos.
   Economista y sociólogo,  como los jovenes en paro de hoy,  contribuyó con variados estudios a lo que hoy llamamos microeconomía,  pero se le conoce fundamentalmente por el llamado principio de Pareto,  con el que describe gráficamente como la sociedad,  cualquier sociedad,  se divide en los muchos de poco y los pocos de mucho.
   Establecía así la diferencia entre el veinte por ciento de la población que ostenta el ochenta por ciento de algo y el ochenta por ciento restante que controla el veinte por ciento de lo mismo.
   Estas cifras,  todas las cifras,  son arbitrarias y por ello pueden variar,  pero también es cierto que son aplicables a cualquier circunstancia,  con sorprendentes resultados.
   Pareto se sorprendería hoy día con los políticos que disfrutamos en nuestro entorno:  diría que el ochenta por ciento son honrados pero señalaría sin dudar al restante veinte por ciento como corruptos.
   Si viera las cargas policiales con ocasión del 25 S,  afirmaría que el ochenta por ciento de los policías son funcionarios ejemplares pero ese veinte por ciento restante los viste a todos de gris,  como aquellos detestables grises de la dictadura,  de gatillo fácil y largas manos. 
   Vilfred Pareto no entendería el despojo sistemático del ochenta por ciento de la población para cubrir las apuestas de juego fallidas de un veinte por ciento financiero.  Le habrían aporreado,  le habrían sacado de un bar entre varios para dejarle maltrecho en la calle;  le habrían golpeado en una estación de metro.   La justicia queda fuera siempre de todos los porcentajes,  quizás porque los jueces no ven la televisión.
   O,  porque como aseguraba B. Brech,  "muchos jueces son absolutamente incorruptibles,  nada ni nadie puede inducirles a hacer justicia".