miércoles, 20 de marzo de 2013

CINCO AÑOS, CINCO

   Ayer se celebraba un juicio por hechos acontecidos hace más de cinco años,  en los que un buen amigo se vió perjudicado por una pandilla de estafadores.  Cinco años,  cinco,  han transcurrido desde entonces en un país que tiene un enorme problema con la justicia que se revela lenta,  cara y mala.
   Pero,  mira por donde,  hay dos jueces que pugnan por algún caso relevante mientras la fiscalía considera perseguible,  o no,  lo que así aprecie quien le nombra según le interese,  o no,  que miren bajo sus alfombras.  Esa es nuestra justicia,   Pacheco dixit.

LA QUITA

      Como eufemismo de la más descarada actuación de ese cobrador del frac que nos hemos echado a la espalda en la Europa de las desigualdades.  No es quita,  sino robo, ese es su nombre.
       Han aprendido tras dos conflictos que la rapiña es posible sin ejércitos.  Que es mayor y más dañina la radiación de la miseria que la nuclear y mucho más efectivo el corralito que un campo de exterminio.
       Por eso le llaman quita a mangonearle a alguien sus ahorros mientras se hacen amnistías fiscales para defraudadores y narcotraficantes.  Lo han intentado en Chipre y se plantean extenderlo como moneda de pago del rescate a quienes provocaron la actual situación de crisis económica,  de conciencia y de vergüenza.

domingo, 17 de marzo de 2013

DESE POR JODIDO

   Suena faltal pero aún será peor vivirlo.  Este gobierno que usted ha votado,  porque alguien lo habrá hecho,  digo yo,  acaba de decretar fastidiarle aún más,  si cabe.
   Si tiene la suerte de ser jóven debe ir asumiendo que volverá a vestir pañales en sus últimos años de trabajo,  si es que consigue trabajar alguna vez.  Lo de jubilarse lo tendrá aún más crudo.
   Pero,  eso sí,  tendrá el privilegio de vivir en un país fragmentado por la estupidez y la ignorancia.
   Disfrutará usted,  que ya es suerte,  de un gobierno regional ahora autonómico,  con consejeros y consejeras,  cada uno con su correspondiente coche oficial y chófer,  que a su vez disponen de asesores y asesoras de libre designación,  o sea,  amigotes,  a no menos de cinco o seis mil euros por cabeza al mes.
   También disfrutará,  es usted un privilegiado,  de una incalculable infraestructura de edificios oficiales,  todos alquilados a precio de mercado más comisión,  con sus funcionarios dentro.   Habrá un parlamento regional,  que según el sitio se llamará así,  o parlament,  o vaya usted a saber cómo,  para hacer lo mismo todos.
   Y también tendrá,  bien lo sabe,  un congreso y un senado lleno de gente que por el simple hecho de ser elegida una vez ya tiene soluccionada su jubilación. 
   Y que cobrará dietas no justificadas y viajará en primera y le mirará por encima del hombro si no hay elecciones cerca.  A todos les importa un mojón,  usted me perdonará que le hable así de claro,  el que no se pueda jubilar y que posiblemente ahora ni siquiera tenga trabajo;  ellos ya tienen ambas cosas soluccionadas.   Gracias a usted.
   Ya podemos hablar cada uno un idioma,  tenemos traductores de nosotros mismos,  ya somos autonómicos y algunos aún queremos ser independientes para ser más desgraciados.  Pero cobrar,  lo que se dice cobrar,  todos queremos hacerlo de la caja grande.
   Y,  mira por donde,  hemos dado las llaves de la caja a quien menos debíamos.  Algo así como poner al zorro a guardar el gallinero.   Lo dicho...
  
  

viernes, 15 de marzo de 2013

GALERÍA DE DESPRECIABLES

   Con el número uno,  nuestra ministra de empleo,  comunicando hoy,  eufórica,  las últimas medidas de su gabinete.  Se dificultará en lo posible el acceso al subsidio de desempleo a los mayores de cincuenta y cinco años.  Le da igual los años de cotización o las circunstancias que provoquen el desempleo,  entre las que mayoritariamente constará su peculiar y nociva reforma laboral.   La ministra de empleo,  que no ha trabajado nunca  salvo para su partido,  merece hoy sobradamente figurar en la galería de despreciables.
   Le acompaña el matador Ortega Cano,  que causó un accidente en el que falleció otra persona,  en condiciones presuntamente reprobables,  según testimonios que se manejan en el juicio.
   Su comportamiento,  al márgen de lo que la justicia dictamine finalmente,  le hace merecer sobradamente entrar en esta galería.  
 

martes, 12 de marzo de 2013

FUMATA NEGRA

   Ha sido negra,  tal como esperaban,  la notificación les ha llegado vía burofax y hay una fecha señalada para el desahucio.
   No recuerda bien los años que lleva viviendo en esa casa,  toda una vida,  viendo crecer a sus hijos día a día,  noche a noche de desvelos,  fiebres,  preocupaciones y cariño. 
   María esperaba otras noticias pero éstas no llegan;  primero y hace ya casi un año,  el paro de su marido,  que no ha hecho otra cosa en la vida que trabajar y ser bueno.  Buen marido y buen padre.
   Después,  con el tiempo,  con el normal desarrollo de los hijos y su marcha del hogar,  lo que parecía ser un desahogo se tornó en aprietos.  Porque hay que ayudarles cuando les van mal las cosas.
   Y se hace falta un aval,  se pone.  Y si es la casa la garantía precisa,  se firma,  cuanto haya que firmar.
   A veces Dios se despista y vienen malas.  Paco en el paro y después Manolín,  el mayor.  La hipoteca que firmamos,  unos y otros,  aprieta aún más.  Vienen apremios,  vienen avisos,  vienen los fríos de la impotencia ante cuanto viene y ladra la injusticia y muerde en carne humilde.
   Ya hay fecha para el desahucio de la casa materna,  hipotecada como aval del mayor;  la calle espera a unos y otros.
   Mientras un mundo ajeno a todo espera ver la fumata blanca de lo mundano en los tejados de los palacios de la religión de los pobres,  María confiaba en hallar esperanza en el sobre que le ponía,  como Paco bien dice,  ante la realidad de la vida.  Para ellos,  blanco o negro,  no quedará ni el humo. 
  

domingo, 10 de marzo de 2013

MENOS LOBOS...

   Pero muerden,  me podrá decir usted no sin razón.   Sin ir más lejos,  en la Ponferrada de Luis del Olmo y del tristemente conocido concejal del Partido Popular condenado por acoso sexual  en el caso Nevenka,  otros ediles,  estos socialistas,  dejan su partido para  campar a sus anchas.  Ahora mandan en el ayuntamiento y les importa un pito todo lo que no sea su bolsillo,  naturalmente  por amor a su ciudad.  Muy ejemplar.
   Oséase,  con perdón por el palabro,  que ya no son socialistas,  mire usted,  que repentinamente lo de don Pablo Iglesias les resbala y en pocas horas se han ido al cuerno todos los principios por culpa de los finales,  económicamente más prometedores,  que presumen poder alcanzar. 
   Usted y yo vamos de románticos y nos ven de gilipollas todos éstos que hacen de su capa un sayo y de sus principios cuenta corriente.  Pero es lo que hay y los votamos.
   Mientras,  Iberia,  que pretendía poner en la calle a tres mil trabajadores,  acepta la intermediación de un prestigioso negociador y consigue la bendición de todos,  sindicatos incluidos,  para cumplir cuanto deseaba.  El secreto está en anunciar, antes,  mil despidos más de los necesarios.
   A quien nadie parece querer despedir es a  Doña Corinna  por los servicios prestados al país,  que así se llaman vaya usted a saber qué cosas. 
  
  
  
  

miércoles, 6 de marzo de 2013

UNA SUSTITUCIÓN

   Sé que os resultará increible pero ha sucedido y tengo que contarlo.  Próxima ya mi edad de jubilación real recibí una citación del servicio de empleo de mi ciudad para comparecer en sus oficinas.
   Para mi sorpresa,  me obligan a aceptar un puesto de trabajo vacante.  Es una sustitución que por razones que no vienen a cuento me es imposible rechazar y he  aceptado,  aún a regañadientes.
   Solo han sido dos días,  pero bien intensos:  me explicaron que el titular,  un tal Simón,  tenía como función el control de entrada de un extraño recinto que no he llegado a conocer,  ya que solo accedí al portal de entrada.
   Confieso que solté una carcajada cuando me dijeron que hasta allí llegarían almas en busca del descanso eterno y tendría que ser yo,  precisamente,  quien juzgara la idoneidad de los candidatos.
   No me dieron más instrucciones y me dejaron solo,  apenas unos minutos antes de la apertura de la primera jornada.  Tendría que improvisar.
   La primera persona,  perdón,  alma,  llegó enseguida,  desaliñada y sin afeitar;  el interrogatorio duró poco porque traía una bufanda del Barça que delataba su trayectoria.  En apenas diez segundos le mandé continuar la verja,  por fuera,  hasta el recinto exterior.
-Leerá usted Purgatorio, -  le dije.
   Cuando aún comprobaba ufano como se alejaba el culé,  otra alma se presentaba en el portal,  gorda y oliendo a puro habano.  Me contempló de arriba a abajo,  exigente,  como con prisa.
   El típico empresario,  pensé,  harto de aplicar la reforma laboral y firmar finiquitos. 
-Habrá leído usted la carta a los Corintios del rico,  el camello y el ojo de la aguja, -  le solté sin apenas prestarle atención.
-Eso no es una carta sino una parábola,  - me contestó impertinente.
   Pues precisamente por eso le mandé justo abajo del valle,  con los Corintios, el camello,  la aguja y la madre que lo parió.
- Donde pone infierno se paran usted y su parábola,  don sabelotodo,  -  le grité malhumorado.
   Estuve a punto de poner el cartel de cerrado por descanso del personal,  pero no lo encontré y la cosa quedó en el intento.   Maldecía la sustitución,  aunque no lo estaba pasando tan mal como sospeché en un principio,  cuando llegó otra alma.
   Todo un obispo de vayaustedasaberdonde,  orondo,  perdonavidas,  mezquino.  Trae un currículum además de carta de presentación de alguien.  Un recomendado,  vaya.
-Pues lo tiene usted jodido,  - de digo,  antes de leer los documentos,  por incordiar.
   Salvo algún episodio no aclarado en tiempos del seminario,  con un compañero de Guadalajara que se marchó repentinamente y ahora tiene una agencia de chaperos vips,  solo consta el habitual amor por los niños.
-En el fondo somos padres de todos,  -  me dice.
-Qué más quisiera usted,  amigo, -  le contesté con desprecio.
   Lo he mandado al infierno y me he quedado con la documentación y carta de recomendación adjunta,   que ya tendré ocasión de venderla a alguien que sepa apreciarla.
   Así ha transcurrido buena parte de la sustitución;  la verdad es que no le he dado la entrada en el sitio ese a nadie.  A unos por no merecerla y a otros precisamente por merecerla,  los he mandado más abajo o a hacer puñetas,  según me pillara.
   Al final he lamentado que el tal don Simón,  que tiene nombre de vino churretoso,  se haya reincorporado,  dejándome como estaba. 
   He tenido peores sueños.


domingo, 3 de marzo de 2013

HABÍA UNA VEZ...

  " ... Un circo que alegraba siempre el corazón...",   así comenzaba aquella canción de Gaby,  Fofó,  Miliki y Fofito,  los conocidos como payasos de la tele,  que tanto hicieron reir a una generación de niños,  hoy jueces,  cirujanos,  profesionales de todos los ámbitos.
   Pasados los años,  muchos ya,  son otros los actores con el mismo público y la canción es cada día más triste bajo distinta carpa.
   Pasen y vean,  como Miss Cospedal explica lo del finiquito y la simulación a un pájaro de cuenta.  Lo nunca visto,  señores. 
   Esperen al siguiente número,  donde El gran Floriano contará con profusión de datos todo lo contrario de lo que posteriormente afirmará Miss Cospedal.    Contemplen expectantes las florituras de El arriesgado González Pons,  desgranando lo que uno y otra dicen pero haciendose un lío,  como de su historial es de esperar.
   ... "  Sin temer jamás al frío o al calor,  el circo daba siempre su función ... "
   Y en la segunda parte,  tras un merecido descanso,  actuación de La troupe de enfrente,  con los mismos gags desde hace años,  contados por el de siempre.  Pasen y vean todo un espectáculo de no hacer nada con enorme estruendo,  tirando de la misma cuerda un grupo de esforzados,  cada uno en distinta dirección. 
   " ... Es magistral,  sensacional,  pasen a ver el circo...",   con un líder indiscutiblemente discutido que,   látigo en mano,  fustiga a los espectadores con su permanencia haciendolos pasar por viejos aros.
   La carpa comienza a hacer aguas y está cada vez más a  merced de los vientos que empujen a algún iluminado populista y demagogo a la Italiana a vendernos su particular catecismo.  No son tiempos,  afortunadamente,  de golpismos cuarteleros aguardentosos pero no hay peor golpe para una democracia que su falta de credibilidad.    Había una vez un circo...