jueves, 25 de diciembre de 2014

EL DISCURSO

      Pues qué quiere usted que le diga que igual no le sorprenda.  A mi el discurso no me dice nada,  seguramente porque está construido con ese fin.
      Afirmar que la crisis no ha terminado días después de que el presidente del gobierno diga lo contrario parece sensato pero no es más que una perogrullada.
      Afirmar que hay que acabar con la corrupción sin mencionar los alrededores también.
      El padre,  que ahora vive como le da la gana después de muchos años haciendo lo mismo,  nos cantaba por moralinas mientras tenía en el edificio continuo a la amiga.  Eran tiempos en que los obispos callaban,  es que son muy calladitos,   bendiciendo al monarca amante de la caza mientras negaban la primera comunión a alguna pequeña con síndrome de Down.
      Y nos dirán otra vez que la justicia es igual para todos mientras dejan salir a los cuarenta días de su ingreso en prisión al expresidente del Barça.
       Y nos hablarán de futuro mientras se suben un 0,25 por ciento las pensiones y el 0,5 el salario mínimo y a la eficaz ex ministra Mato mil euros más al mes como vicepresidenta de vaya usted a saber qué.
      A mi me suenan estos discursos como me sonaba el diario hablado de las dos y media de la tarde en radio nacional.   En mi infancia,  cosa ya harto lejana,  era como un rito;  hasta el punto de que siempre pensé en la obligatoriedad de su audición.   Raro era el día en que no se inauguraba un pantano,  que unido a los que se inauguraban en el NO&DO,  yo los creía distintos,  eran una barbaridad.  Sobre todo habiendo pertinaz sequía.
      Pero haciendo cuentas,  al fín y a la postre,  aquellos hicieron pantanos y estos,  algunos de estos ciertamente,  se llevan la pasta que habría costado hacerlos.  Y es que en los discursos,  como en los cariños,  obras son amores y no buenas razones.
                                                                       

6 comentarios:

  1. Clla, calla, me he visto comiendo y callando mientras los mayores oían el parte los pantanos que se inauguraban, por Diossssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nos quiten lo bailao, verdad?. El parte; nos pasamos muchos años con el dichoso parte, en un silencio que solo rompían las cucharas...

      Eliminar
  2. Dijo algo de la hermana y el cuñado respecto a la corrupción, porque yo no me enteré. Como antes, entre película y película NODO.

    Abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
  3. Quería desearte unas felices fiestas. Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy felices fiestas también para ti, estimada amiga. Nos seguiremos leyendo en 2015.

      Eliminar